Siglas, acrónimos, abreviaturas y abreviamientos


Antes de empezar el desarrollo de este trabajo, deberíamos dejar clara la diferencia entre los diferentes términos que vamos a explicar: las siglas, los acrónimos, las abreviaturas y los abreviamientos.


Siglas



De este modo, y de acuerdo con la RAE, una sigla sería “una palabra formada por el conjunto de letras iníciales de una expresión compleja”, como ejemplos podemos citar la ONU (Organización de las Naciones Unidas) o IPC (Índice de Precios al Consumo); Renfe (Red Nacional de Ferrocarriles Españoles) o Banesto (Banco Español de Crédito) constituirían lo que llamamos un acrónimo. A diferencia de las siglas, un acrónimo sí es una palabra y está formada por distintas sílabas de términos formados por dos o más palabras.
La diferencia entre abreviatura y abreviamiento puede resultar un poco más confusa; mientras que una abreviatura sería “un tipo de abreviación que consiste en la representación gráfica reducida de una palabra mediante la supresión de letras finales o centrales, y que suele cerrarse con punto” (D. por “Don”, SS.MM. por “Sus Majestades” o etc. por “etcétera”), se denominaría abreviamiento a “un fenómeno lingüístico que consiste en el acortamiento de una palabra mediante la supresión de sílabas o letras”, el ejemplo más claro, “cine” por “cinematógrafo”.
Ahora que hemos visto e ilustrado cada uno de los conceptos que vamos a ver en este trabajo, pasemos a realizar un análisis contrastivo de cada uno de los conceptos, siempre comparando la lengua francesa con la española.
Las Siglas
A pesar de que como acabamos de especificar, en este trabajo nos estamos limitando a comparar la lengua española con la francesa, nos sería imposible realizar correctamente esta comparación sin añadir inevitablemente a una tercera: el inglés. Desde que la Segunda Guerra Mundial llegó a su fin en 1945, el inglés ha iniciado un camino imparable hasta convertirse en la lengua más internacional del planeta. Por ello, no es de extrañar que prácticamente todas las siglas internacionales provengan del inglés. Existen múltiples y diversos motivos para explicar este fenómeno, desde los motivos económicos (Estados Unidos es la mayor potencia económica del mundo) a los sociales (el inglés es la lengua materna de casi 400 millones de hablantes y la segunda lengua de más de 1.000 millones). Un ejemplo que ilustraría perfectamente esta afirmación sería la palabra DVD (Digital Versatile Disc), usada universalmente, cuando la traducción más acertada en castellano sería Disco Multifunción Digital.
Sin embargo, por suerte esto no siempre sucede. Puede que la influencia del inglés en lo que se refiere, por ejemplo a la tecnología sea gigantesca, pero tanto el francés como el español, han creado sus propias siglas sobre todo en organismos internacionales, o bien adaptado a su gramática y a su semántica las siglas inglesas. Algunos de los ejemplos más conocidos son los siguientes:
ADN: Ácido Desoxirribonucleico - Acide désoxyribonucléique.
FMI: Fondo Monetario Internacional - Fonds monétaire international.
ONU: Organización de las Naciones Unidas – Organisation des Nations unies.
OTAN: Organisation du traité de l'Atlantique Nord – Organización del Tratado del Atlántico Norte.
UE: Unión Europea - Unión Européenne.
Viendo estos ejemplos, vemos sin mayor problema que muchas siglas de organismos internacionales son idénticas en ambos idiomas. Dado que ambas lenguas vernáculas proceden del latín, comparten muchísimas características tanto gramaticales (en ambas lenguas el adjetivo se yuxtapone al nombre, y dado que las siglas son en su mayoría sólo nombres y adjetivos esto facilita muchos el que sean iguales) como semánticas (debido a su origen latino, muchas palabras comparten la misma raíz), lo que hace que en muchos casos las siglas en ambos idiomas sean las mismas. Este fenómeno se produciría incluso cuando no existe equivalente oficial de una sigla de un idioma a otro, así, CRS (Compagnies républicaines de Sécurité) mantendría sus siglas ya que se traduciría como Compañías Republicanas de Seguridad del mismo modo que CNI (Centro Nacional de Inteligencia) lo haría como Centre National d´Intelligence.
Comentábamos anteriormente que había un gran número de siglas procedentes del inglés que no se traducían debido a su universalidad. Pusimos el ejemplo de DVD, pero habría muchos otros tales como FAO, BBC o UEFA. Sin embargo, esto ocurre también en menor medida en francés y en español. Un ejemplo del primero, serían las siglas del célebre laboratorio suizo, el CERN (Conseil Européen pou la Recherche Nucléaire) que en ningún caso deberían utilizarse las siglas OEIN que corresponderían a su transcripción española, ni las inglesas EONR o UNASUR (Unión de Naciones Suramericanas), siglas reconocidas y empleadas internacionalmente.
Además tenemos que añadir que El Manual de Estilo de El País recoge que hay que establecer tres diferencias importantes entre las siglas y los otros tipos de abreviaciones. En primer lugar diremos que la sigla se utiliza con los nombres propios colectivos, lo que la permite distinguirse de las iniciales de los nombres de persona, de los símbolos científicos o técnicos y de las abreviaturas de las palabras sueltas o frases hechas. En segundo lugar la sigla constituye un vocablo nuevo que se lee de manera independiente y esto no sucede con los otros tipos de abreviación. Cuando por ejemplo observamos la abreviatura de “a. de J.C” a nadie se le ocurre decir “a de jota ce” mientras que la sigla INI se pronuncia tal cual. Y en tercer lugar, cosa que no haría falta explicar porque ya lo hemos aclarado en las definiciones, la sigla es diferente al acrónimo porque esta se forma con las iniciales de las palabras y este último con las primeras sílabas o algunas de ellas. El criterio general (no obstante con algunas excepciones que intentaremos aclarar) es que se escriben con mayúscula las siglas y los acrónimos con mayúscula inicial y el resto en minúscula.
Las siglas pueden escribirse en minúscula en los siguientes casos:
• Cuando se trate de nombres comerciales en los que no resulte necesario explicar el desarrollo de las iniciales y siempre que se puedan leer de corrido. Ejemplos son: Seat, Agfa…
• Cuando un determinado organismo posea estas tres características. En primer lugar que sea una palabra excesivamente larga. En segundo lugar que se pueda leer de corrido y en tercer lugar que sea tan conocido por las siglas que en muchas ocasiones se ignore su significado.
Podemos también establecer una serie de reglas a la hora de la utilización de las siglas en castellano:
1. Nunca aparecerá una sigla aislada por primera vez en un texto. Siempre y por muy conocida que sea la primera vez irá precedida del enunciado completo.
2. Si la sigla representa un enunciado muy largo este podrá omitirse incluyendo en su lugar una explicación del mismo.
3. Se escriben siempre en mayúsculas (exceptuando los casos anteriormente citados) y sin puntos ni blancos de separación excepto en el caso de que la frase completa esté en mayúsculas. En este caso sí que vendrán separadas por puntos.
4. Cuando las siglas dupliquen las letras por representar enunciados plurales se dejará un espacio entre ambos grupos de letras. Un ejemplo es “EE UU”.
5. El enunciado plural se refleja en una sigla duplicando las letras. Un ejemplo es “CC OO”.
6. Las siglas conservan el género que tengan en castellano.
7. Las siglas siempre van en letra redonda a pesar de que su enunciado esté en cursiva.
8. Las siglas seguidas de un número irán separadas del mismo por un guión. Excepto en casos muy aceptados. Ejemplo: SAM-3, Peugueot 307


Acrónimos



Como hemos dicho, los acrónimos son siglas que se estructuran como palabras. Además los acrónimos son mucho menos numerosos que las siglas, y por estas dos razones, es más difícil que coincidan en ambas lenguas. Sin embargo, podemos encontrar varios acrónimos comunes tales como:
Sida: Síndrome de inmunodeficiencia adquirida - Syndrome d'immunodéficience acquise
Interpol: International Criminal Police Organization (Organización Internacional de Policía Criminal – Organisation International de Police Criminel).
Láser: Light Amplification by Stimulated Emission of Radiation (Luz amplificada por la emisión estimulada de radiación - Amplification de la lumière par émission stimulée de rayonnement).
Con los acrónimos existe el mismo problema que existe con las siglas y es la universalidad del inglés. De hecho, gran parte de los acrónimos más utilizados y conocidos no han sido adaptados, sino que se han mantenido en inglés: Radar (radio detection and ranging), Unesco (United Nations Educational, Scientific and Cultural Organization) o Unicef (United Nations Children's Fund) son nombres, ya sean comunes o propios, que utilizamos a diario sin ni siquiera saber que son acrónimos.


Abreviaturas



El hecho de que una abreviatura coincida en francés y en español no es algo tan extraño o improbable como pueda parecer a primera vista. Gracias al lenguaje internacional que supone la ciencia, todas las abreviaturas de elementos de la tabla periódica (He por Helio, H por Hidrógeno, Ag por Plata…), los magnitudes del sistema métrico decimal (l por litro, kg por kilogramo, m por metro…), unidades de medida (N por Newtons, Pa por Pascales, V por Voltios…), los puntos cardinales (N por norte, S por sur, NO por noroeste…), los símbolos monetarios (€ por euro,$ por dólar americano,¥ por yen…), abreviaturas a partir de palabras latinas (A.D. por Anno Domine, P.S. por Post Scriptum…) los números ordinales (1º, 20º, 156º…) o los símbolos ISO de países (ESP para España, USA para Estados Unidos, UK para Reino Unido…) son los ejemplos más conocidos de abreviaturas, no sólo entre el español y el francés, sino también a nivel internacional.
El resto de las abreviaturas, es decir, aquellas que no están relacionadas con el mundo de la ciencia o que no han sido normalizadas por organismos internacionales no suelen coincidir en la mayoría de los casos (D. por Don / M. por Monsieur; C. por Calle / R. por Rue), aunque algunas tienen cierta similitud debido al origen latino de la palabra (Dr. / D. por Doctor) y algunas incluso llegan a coincidir totalmente en significado y escritura aunque las palabras no sean exactamente idénticas (Av. por Avenida /Avenue).


Abreviamientos



Es muy común confundir los abreviamientos con las abreviaturas, pero de hecho son conceptos completamente distintos. Basta decir que la abreviatura de presidente es Pdte. y el abreviamiento es presi. Mientras el primero es un procedimiento utilizado para escribir palabas usando una o varias de sus letras, un abreviamiento es un fenómeno lingüístico que afecta principalmente al habla.
Por tanto, un abreviamiento es un fenómeno lingüístico de carácter informal que consiste en el acortamiento de una palabra. En la mayor parte de los casos esto se produce mediante la supresión de una o varias sílabas finales (bici de bicicleta), sin embargo, en ciertas ocasiones se producen modificaciones en la propia raíz de la palabra y se suprimen sílabas o letras para formar una palabra prácticamente nueva. En este último caso el fenómeno es mucho más informal, si cabe; como por ejemplo tajo de trabajo. Se recomienda restringir el uso de los abreviamientos al habla aunque en casos muy concretos podemos encontrarlos en la legua escrita.
No obstante, hay abreviamientos que han originado nuevas palabras que no son asociadas al uso coloquial o informal; es el caso de cinematógrafo (“Local público en el que se exhiben películas cinematográficas.”), que de su abreviamiento se ha formado el sustantivo cine.
En español existen multitud de ejemplos: bici (de bicicleta), mates (de matemáticas), tele (de televisión), poli (de policía)… etc. Igualmente, en francés también se produce este fenómeno y de la misma forma podemos encontrar ejemplos muy similares a los españoles: ciné (cinéma), moto (motocyclette), auto (automobile), bac (Baccalauréat), math (mathématiques).
Recientemente, la expansión de la telefonía móvil entre los jóvenes, no sólo de Francia y España, sino prácticamente de todo el mundo, ha dado lugar a que estos creen una innumerable cantidad de abreviaturas, muchas veces difíciles de entender y que, por lo tanto, es bastante difícil que coincidan en ambos idiomas. Los ejemplos en español son de sobra conocidos, puesto que prácticamente todo el mundo los utiliza (“SMS” en vez de “mensaje”, “XQ” en vez de “porque” o “MÑN” en vez de “mañana”). Entre las abreviaturas más utilizadas entre la juventud francesa podríamos citar “C” por “c'est”, 2 por “de” o “A+” por “à plus tard”.
Sin embargo, resulta sencillo encontrar el denominador común entre ambos tipos de escritura, y es que en ambos casos de lo que se trata es de sustituir la palabra por un signo que tenga la misma sonoridad.


Bibliografía



VV.AA. LIBRO ESTILO EL PAIS, Santillana, 2003. (http://www.casadellibro.com/libro-libro-estilo-el-pais/2900000840631)
Real Academia Española, ORTOGRAFÍA DE LA LENGUA ESPAÑOLA, 1999.
Manuel Seco, DICCIONARIO DE DUDAS Y DIFICULTADES DE LA LENGUA.
Centro Virtual Cervantes (http://cvc.cervantes.es/portada.htm)