Nadia García Díaz

Samanta Pérez Cabrera

1. ¿Qué hacer una vez acabada la carrera?


Tras finalizar la carrera, en esa transición de los años académicos al mercado de trabajo siempre se produce un periodo de incertidumbre y dudas con respecto a lo que será nuestro futuro profesional. Para evitar esta sensación de desamparo es necesario seguir una serie de pasos y definir nuestras metas laborales:
Ante todo debemos tener bien claro si queremos dedicarnos al mundo de la traducción, ya que a veces surgen dudas vocacionales que se deben resolver cuanto antes. Una vez aclarado esto, es necesario definir el campo de traducción al que queremos dedicarnos (jurídica, económica, audiovisual, literaria…). Tal vez no a corto plazo, ya que no siempre se suele conseguir el trabajo deseado a la primera, pero a la larga es muy útil tener claro y definido nuestro campo de especialización. Además si pretendemos vendernos como expertos en todo, los clientes desconfiarán de nuestra calidad.
Cuando ya tengamos resuelto estas dos cuestiones lo que debemos hacer es comenzar a acercarnos a las empresas y posibles clientes. Debemos buscar empresas que trabajen habitualmente con traductores (las empresas monolingües locales suelen ser las más accesibles). Esta búsqueda se puede realizar rápidamente por Internet. Visitando la página web de cada empresa podremos saber qué perfil demandan y cuál es su método de contratación. No hay que desanimarse en caso de que tarden en contestar: la selección de colaboradores externos no es una tarea fácil y las empresas se suelen tomar su tiempo. Una vez contratados debemos esforzarnos por ofrecer el mejor servicio: un cliente satisfecho es garantía de futuro.



2. Elaboración de un currículum efectivo


Un currículum sólo es correcto y efectivo si se mantiene actualizado. Para elaborarlo se pueden buscar directrices y normas en Internet (colocación y orden de los elementos, estructuración, etc.). Debemos tener un currículum presentable, ya que es el principal medio de promoción que tenemos. Con él pretendemos captar la atención de nuestros clientes, ya que en muchos casos, ante la enorme cantidad de solicitudes que reciben, suelen coger sólo a los que les llamen la atención a primera vista. Por lo tanto debemos seguir una serie de normas básicas para la elaboración de un currículum que llame la atención de nuestros clientes potenciales:
Ø Resalta los aspectos que te hacen un candidato idóneo.
Ø Procura que tu currículum tenga una presentación sobria e impecable.
Ø Se claro y conciso (listas en vez de párrafos, buena estructura, evita juicios de valor)
Ø No pongas ninguna información falsa.
Ø Haz que alguien te lo revise.

Además de seguir estas normas, el currículum debería incluir los siguientes apartados:

Ø Datos personales: nombre y apellidos, lugar y fecha de nacimiento, domicilio, NIF, teléfonos, fax, dirección de correo electrónico.
Ø Formación: estudios superiores (en resaltado, e indicando claramente lengua de origen y de destino); otros estudios afines.
Ø Experiencia laboral: siempre en orden cronológico (de más reciente a más antiguo), se indica el puesto de trabajo, la empresa y las fechas de permanencia, destacando las responsabilidades y conocimientos adquiridos. En el caso de la traducción freelance, se pueden incluir los proyectos más relevantes. Por último, se indica la velocidad de traducción (palabras/día).
Ø Equipo informático: PC y periféricos, indicando marca, modelo y características. Asimismo, se indican los programas de software utilizados para trabajar, las versiones de estos y el grado de dominio en su manejo.


3. Pasos para conseguir trabajo de traducción


Hace unos años resultaba una tarea ardua y difícil, pero ahora y gracias a la masificación de Internet tenemos muchas más facilidades para conseguir trabajo de traducción. Los sistemas de búsqueda más efectivos son los siguientes:
Ø Listados de agencias. Existe un gran número de páginas web donde encontrar listados de agencias de traducción, basta con visitar cualquier portal especializado. (Por ejemplo, solo en la página de Home Companion hallarás más de 300 agencias de todo el mundo).
Ø Buscadores. Solo afinando un poco los criterios, en cualquier motor de búsqueda de Internet (Google, Altavista, Yahoo) podrás obtener listados de centenares de empresas relacionadas con tus campos de especialización.
Ø Página web. Aunque requiere una cierta inversión de tiempo o dinero, la página web es sin duda el método más eficaz de promoción: denota profesionalidad, infunde confianza al cliente y es tanto como tener una oficina virtual abierta al mundo las 24 horas del día y los 365 días del año.
Ø Listas de distribución. En Internet existen listas de distribución especializadas en ofertas de trabajo para traductores. Por citar una de las más conocidas: Translator-Jobs.
Ø Directorios de traductores. Existen páginas web en las que puedes añadir el currículo a una lista de traductores especializados, como Aquarius.net, Proz.com, etc. Hay clientes que recurren a este tipo de directorios para buscar traductores.
Ø Asociaciones. Las asociaciones de traductores suelen habilitar listas de distribución o bolsas de trabajo donde publican periódicamente las ofertas externas de trabajo que les llegan (por ejemplo, en Barcelona, TRIAC o ATIC). Busca la asociación más cercana a tu localidad y pregunta por los servicios que ofrecen a los socios.
Ø Prensa escrita. Todavía hoy, aunque en mucho menor grado, algunas agencias y empresas utilizan diarios y periódicos para encontrar a traductores.
Ø Foros de debate. Los foros de Internet pueden convertirse en un buen escaparate para los traductores que más contribuyen. Por ejemplo, sptranslators, Apuntes, etc. Busca el que más te interese según tu perfil profesional.
Ø Boca a boca. A través de amigos y colegas puedes obtener información de primera mano sobre posibles ofertas de trabajo.

Además, los siguientes consejos serán muy útiles en nuestra búsqueda de trabajo:
Ø Afina la búsqueda de trabajo atendiendo al tipo de servicio que desees ofrecer.
Ø Destaca claramente aquellas características que te convierten en el candidato idóneo para el puesto.
Ø La comunicación que establezcas con cada cliente debe ser personalizada. Nunca envíes un mismo mensaje genérico a varias empresas, y mucho menos copiando a varios destinatarios (ni aun usando copia oculta).
Ø Deja a un lado todas aquellas empresas cuya solvencia no te merezca confianza.
Ø Antes de emprender ninguna acción, es muy importante que te asegures del método preferido por el cliente para remitirle el currículo, así como de la persona de contacto responsable.
Ø Conviene que estés fácilmente localizable. Responde rápidamente a cualquier cliente interesado en tus servicios.
Ø Lleva un control preciso de todos los contactos que establezcas.
Ø No cejes en el empeño si los resultados de estos contactos no son los esperados a corto plazo. Las empresas tardan en contestar y a veces ni responden, pero suelen guardar los currículos por si los necesitan en el futuro.
Ø Una vez que obtengas respuesta por parte de algún cliente interesado, sigue simplemente sus instrucciones.

Asume los procedimientos que te soliciten y sé diligente: tal vez esa empresa acabe convirtiéndose en tu mayor fuente de ingresos…

4. Cómo tener web y correo electrónico


Hoy en día las páginas web son uno de los métodos más eficaces con los que cuenta un traductor para conseguir clientes. Para conseguir una sólo hace falta contactar con empresas proveedoras que ofertan pequeños paquetes ajustados a cada necesidad y presupuesto. Los servicios que necesitaremos son los siguientes:
Ø Registro de dominio: un dominio es un nombre en Internet, fácil de recordar, que nos permite visitar páginas web o enviar correo electrónico. Para registrar un dominio, lo primero que debes hacer es comprobar si está libre. Si está disponible, para adquirirlo solo es preciso que sigas las instrucciones que te proporcione el registrador.
Ø Alojamiento para la página web: El alojamiento es el espacio web del servidor donde estará almacenada físicamente la página web y desde donde se ofrecerá al mundo exterior. Para publicar una página web dispones básicamente de dos soluciones:
· Dominio básico: la opción profesional que permitirá potenciar tu presencia en Internet con todo tipo de prestaciones.
·
Dominio redirigido: Consiste únicamente en redirigir virtualmente el tráfico de tu dominio y dirección de correo personalizados al espacio web y dirección de correo que te proporcione gratuitamente su proveedor de acceso a Internet.
Ø Personalización de correo electrónico: Las dos opciones de alojamiento antes mencionadas (Dominio básico y Dominio redirigido) ya incluyen la personalización de la dirección de correo electrónico, de manera que no debes preocuparte por contratar nada más si tienes pensado contratar una de estas dos modalidades. En el caso de que no te interese tener una página web y solo desees personalizar una dirección de correo (con servidor de correo propio), debes buscar una solución del tipo Dominio correo.
Ø Creación de la página web: Mediante un programa básico como FrontPage puedes crear tu primera propia web y promocionarte en Internet. Antes de empezar, no obstante, conviene que definas muy bien el objetivo de la web, planifiques a conciencia el contenido y procures elegir un diseño corporativo sobrio y eficaz.

5. Autónomo vs. En plantilla


No se puede afirmar que una opción sea mejor que la otra, simplemente depende de las necesidades de cada profesional y de los gustos del traductor. Pero si que podemos establecer las ventajas e inconvenientes de cada una de las dos modalidades:
En general, el traductor freelance que colabora habitualmente con algún cliente consigue a corto plazo una remuneración mayor por el mismo esfuerzo que uno en plantilla, pero también debemos tener en cuenta que los gastos de gestión del autónomo son mayores que los del que está contratado en una empresa.
El trabajador autónomo tiene mucha más libertad para disponer de sí mismo, ya que no está supeditado a un jefe. Aunque siendo autónomos se tiende a trabajar demasiadas horas y a convertir días festivos en laborables, ya que no se tiene sueldo fijo y se depende de la cantidad de traducciones que se hagan.

El autónomo debe procurarse una formación continuada por su cuenta y riesgo, mientras que el empleado puede obtener de primera mano todos los conocimientos profesionales, como son los relativos a la posición en el mercado de otras empresas, los precios pagados en los distintos países, las prácticas y procedimientos del sector, los contactos, etc. de forma gratuita.
Un factor claramente determinante es la seguridad en el trabajo. Hoy en día y tal y como está el mercado de trabajo, muchos prefieren asegurarse un sueldo en lugar del vaivén característico de los autónomos.
Además, la soledad que rodea la vida del traductor freelance es un factor influyente a la hora de escoger. Estando en plantilla trabajas con otros compañeros y permite algo más de vida social.
Aunque tal y como se ha dicho, la mejor opción viene determinada por las necesidades de cada traductor.





Cómo conseguir clientes
Debe indicarse claramente qué el lo que ofrecemos, buscar el cliente adecuado y enviar el currículo. Debemos comenzar a buscar los clientes en función de la especialidad. A la hora de buscar clientes una de las maneras más simples es promocionarse a uno mismo continuamente, (pero conlleva cierta dificultad encontrar clientes). Puede ser de gran utilidad crear un página web. Nuestra página estará adaptada correctamente al tipo de trabajo que queremos encontrar.
En el caso de que se trate de una prueba de traducción (remunerada o no), lo que no debemos hacer es creer que se trata de una carrera, no por devolverla antes nos aseguramos un cliente. Lo que interesa la calidad de nuestra traducción, por ello debemos revisarlas muy bien.
Por otra parte, ser conscientes de discernir entre una prueba y un abuso. Hay pruebas de entre 300-500 palabras aunque su extensión varía dependiendo del cliente. Lo que sí está claro es que no vamos a traducir un capítulo entero de un libro sin remuneración alguna. Antes de enviarlas hay que revisarlas muy bien, concienzudamente, cualquier mínimo error podría ser decisivo para que nos elijan frente a otros traductores.
También puede tratarse de prácticas que serán remuneradas con dinero o en especie (como licencias de software, formación…)
Si alguna vez se lleva a cabo un trabajo voluntario, es de ayuda pedir un certificado donde se detalle que se ha realizado de forma gratuita, con comentarios acerca del trabajo realizado. Contaremos así con un certificado de un cliente que puede aportarnos cierta credibilidad.
También es útil apuntarse a listas de distribución que estén relacionadas con encargos de traducción, iremos recibiendo la información en su correo electrónico y sometiéndola a su criterio, se decidirá si optar por realizar o no el trabajo.


Claves para conservar un cliente.
El traductor debe prestar especial atención a su relación con el cliente:
Satisfacción y confianza mutua.
Una de las principales claves para conservar un cliente es su satisfacción, ésta se basa no solamente en el resultado de nuestro trabajo sino en muchas otros aspectos como la confianza. Como en cualquier otra relación comercial la relación traductor-cliente se basa en la confianza mutua. Siempre que haya un problema hay que explicárselo e intentar llegar a un acuerdo con él.
Requerimientos del cliente
Es necesario escuchar atentamente al cliente, debemos saber qué es exactamente lo que espera del encargo, qué espera del traductor, para poder adecuarla traducción a sus necesidades. Cualquier duda, por mínima que sea, ha de solventarse antes de comenzar el ejercicio de traducción.
Capacitación y plazos de entrega
No han de aceptarse encargos para los que uno no esté capacitado, es decir, si la base que tenemos no es sólida y ni documentándonos llegamos a adquirir la competencia necesaria para enfrentarnos al texto con seguridad no deberíamos aceptar el encargo. Si se hace y el resultado no cumple con la calidad habitual, el traductor se expone a perder a ese cliente. Además, hay que ser estrictos en cuando al plazo de entrega, siempre debe entregarse la traducción dentro del plazo estipulado.
Es deber del traductor entregarlos puntualmente, a no ser que por algún motivo haya llegado a un acuerdo de un aplazamiento con el cliente.
Es importante que el traductor sea capaz de demostrar su profesionalidad. Lo más importante es:
La formalidad en el trato, sea cara a cara o por cualquier otro medio. Si se redactan mensajes cuyo destinatario es el cliente debe cuidarse mucho la forma y el contenido, que quede clara nuestra capacidad de trabajo y seriedad. Además, ante cualquier reclamación por parte del cliente deberemos tomar una actitud profesional.

Al final el traductor se verá recompensado por haber tratado de esta manera al cliente:
Si el cliente ha quedado satisfecho nos elegirá para realizar nuevos encargos. Los futuros encargos serán de un mayor volumen dado que con el tiempo adquiere confianza en el traductor. Probablemente el cliente necesite traducir un determinado tipo de texto que se repetirá en sus siguientes encargos, por tanto, el traductor también sale beneficiado porque se familiariza con la terminología y aumenta su dominio. Y sobre todo, no perdemos tiempo en buscar otros nuevos clientes. Los clientes repetitivos siempre son más rentables.



Facturación
external image C:%5CUsers%5CNadia%5CAppData%5CLocal%5CTemp%5Cmsohtmlclip1%5C01%5Cclip_image002.jpgEjemplo de factura en España (IVA e IRPF añadido).

A la hora de realizar la factura hay que tener en cuenta el IVA la retención del IRPF(*).
En la tabla incluiremos una serie de datos imprescindibles. Éstos son:
Datos del traductor: nombre y apellidos, dirección, número de identificación (DNI), página web (opcional).
Datos de la empresa (si pertenece a una)
Datos del cliente
Fecha de la factura y número de factura
Se añade en una casilla la descripción del texto: traducción de qué lengua a qué lengua. “Nombre” de cada documento detallando la cantidad de palabras de cada documento y la tarifa establecida (precio por palabra). A la suma de esta cuenta se le descontará el IRPF y se le añadirá el IVA.
Datos bancarios: los necesarios que se realice la transferencia. (nombre del
titular, número de cuenta…)

(*) El ejemplo es válido para España, para otras facturas ya sean intracomunitarias o extracomunitarias no se hace constar IVA ni IRPF. Se trata de un ejemplo orientativo, no es necesario nuestra factura sea idéntica, aunque evidentemente hay una serie de datos que son imprescindibles.
- El IVA (Impuesto sobre el Valor Añadido) es un impuesto que cargamos en cada factura al cliente pero que no es nuestro, sino que lo recaudamos al cliente para dárselo posteriormente a Hacienda. El porcentaje de IVA que debemos cargar en cada factura es fijo.
- El IRPF (Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas) es el dinero que nos descontamos en cada factura en concepto de impuestos al Estado por el volumen de ingresos. Al contrario que con el IVA, en este caso es el cliente quien ingresa a cuenta en Hacienda un dinero que nos retiene. El importe real de los impuestos depende de los ingresos obtenidos en el cómputo global del año y del tipo de retención que esté fijado para estos en las denominadas tablas de retención (las posibles desviaciones se acaban corrigiendo al realizar la Declaración de la Renta).
Cómo progresar como traductor profesional y aumentar la productividad.

Frente a las adversidades que nos presenta el panorama del mercado de la traducción son las agencias las que, sin duda, llevan las de ganar. El traductor para poder ganarse la vida debe de ser capaz de mantener el número de encargos que realiza y, si es posible, aumentarlos.
A pesar de contar con unos clientes fijos siempre es bueno estar al tanto de la situación que nos rodea. Es decir, no por ello debe descuidarse y dejar de buscar nuevos clientes. Siempre es mejor contar con posibles clientes y poder elegir lo que mejor le convenga. Asimismo, hay que estar pendiente de los precios de mercado, que los precios del traductor no sean inferiores, hay que ser capaz de fijar un precio adecuado con criterio. No existe un precio fijo y la tarifa varía según la combinación lingüística, el tipo de texto, el formato, la dificultad, las herramientas de traducción. (También hay que tener en cuenta los precios de la revisión del texto).
El objetivo de cualquier traductor, a largo plazo, es haber conseguido aumentar sus conocimientos y, en especial, su bagaje lingüísticos. Ambos le ayudaran a conseguir el reconocimiento de su trabajo.
Continuamente deben ampliarse los conocimientos y tratar de contar con el mejor equipamiento que nos ayude a proporcionar la máxima calidad de la traducción, que recompensará tanto de cara al cliente como al traductor.
Como hemos mencionado anteriormente, es necesario asegurarse de la satisfacción del cliente. Aunque, también se debe aprender a decir no ante un encargo, ya sea por precios injustos, condiciones no aceptables, etc.
Es importantísimo saber lanzarse y venderse, promocionarse a uno mismo.

La formalidad profesional, mencionada anteriormente, también se basa en la honradez contigo mismo y con él cliente. No aceptes encargos a desgana o sin confianza en el cliente, “fíate de tu instinto”, la confianza ha de ser mutua y la relación sólida.
Ser dividir correctamente el tiempo, en lugar de perderlo en gestionando otros trámites nos será muy útil.
Si se siguen estos consejos se asegurará el éxito profesional.

BIBLIOGRAFÍA.

http://e-sanchez.com/blog/2009/02/03/por-sus-tarifas-los-conocereis/

http://traduccion.rediris.es/6/3articulos.htm

http://www.igcutillas.com/clientes.htm

http://www.eagle-translations.com/3-11-11-.htm


http://www.freewebs.com/traductor/consejos.htm

http://blog.dimed e-sanchez.com/blog/2009/02/03/por-sus-tarifas-los-conocereis/er.com/2009/08/10/como-llegar-a-ser-un-traductor-freelance-exitoso

http://www.materiabiz.com/mbz/estrategiaymarketing/nota.vsp?tok=1210992312385&nid=22783

http://traducciondelmar.wordpress.com/2009/07/20/declogo-del-traductor-autnomo-principiante/
http://www.traduccion-localizacion.com/terminos-negocio.html